was successfully added to your cart.

Trucos (diarios) para un cabello sano

By septiembre 9, 2018Cabello, Preserva, Tips

El cómo, cuándo y con qué del cepillado son cuestiones fundamentales para lucir un cabello sano y bonito. De ahí que Philip B (uno de los grandes gurús del cabello en Hollywood a quien Madonna pidió ayuda en los 80 con su oxigenada melena) recomiende con devoción cepillar el cabello todas las noches “entre 10 y 20 pasadas, dependiendo del grosor del pelo, explica. ¿Los motivos? El cepillado exfolia el cuero cabelludo, elimina restos de productos, estimula la circulación sanguínea, favorece su crecimiento y potencia su brillo, explica Eduard Boldova, responsable técnico de la marca de productos profesionales de peluquería Termix. “Gracias al cepillado se eliminan los cabellos en fase telógena (en proceso de caída) dando paso al cabello en fase anágena (el momento del nacimiento del cabello), explica el experto.

Otro gesto que ayuda (y mucho) a mantener la salud de tu melena es cepillar el cabello no sólo por la noche, sino también antes de lavarlo. Así evitas que se enrede en mojado, deshaces nudos que podrían dificular la penetración del champú y facilitas también el posterior desenredado (precisamente cuando el cabello está húmedo se encuentra en su estado de mayor debilidad y con mayor tendencia a sufrir rotura). Lo dice María Baras, estilista de Cheska, que recuerda con cariño el que fuera uno de los primeros consejos beauty de su madre. “La recuerdo peinándonos antes de bañarnos a mí y a mis dos hermanas, una detrás de otra. Lo hacía con los cepillos de Mason Pearson de cerdas naturales que compraba en París. Imagínate, era mucho trabajo con tres niñas, pero es muy importante, y más cuando se trata del cabello fino de una niña”, explica.

La temperatura del agua

Que levante la mano quién no haya oído (más de una vez) lo bueno que es para el cabello hacer el último aclarado con agua fría. Y aunque este gesto es más que recomendable y cierto (el agua fría estimula la circulación sanguínea y cierra la cutícula, lo que se traduce en un cabello más brillante) también es importante la temperatura del agua con la que haces todo el lavado. Y aunque no es necesario que todo el lavado se haga con fría, sí lo es que esté tibia ya que, tal y como nos explica Rafael Artero,, “la fría no disuelve la grasa y el agua caliente daña el cabello”.

No frotar (por favor)

Fuente: Vogue

Artículo completo
Alma Suárez

Author Alma Suárez

More posts by Alma Suárez

Leave a Reply