was successfully added to your cart.

¿No te secas el cabello después de bañarte?

By agosto 18, 2018Preserva, Tips

Todas hemos vivido esto. Ponte en esta situación situación: después de un día interminable en la oficina lo único que queremos es una baño reparador. Como estamos tan cansadas, al salir del baño decidimos que no pasará nada si no nos secamos nuestro cabello. Además, siempre hemos escuchado que utilizar la plancha y la secadora es muy malo para nuestro cabello, por tanto, y satisfechas con nuestra decisión, hacemos el esfuerzo de secar el cabello con la toalla y nos ponemos la pijama.

Un poco de crema hidratante (porque ya nos hemos desmaquillado, ¿verdad chicas?) y voilà!, beauty routine express más que superada.

Pues bien, nos han estado engañando todo este tiempo.

Este hábito está causando mucho más daño a tu pelo del que crees. Y es que, cuando el pelo está húmedo se hincha y expande lo que se traduce en una gran presión en los folículos que puede provocar que el cabello se rompa o que cree puntas abiertas. Sí, sabemos que has gritado un poco al leer esto.

Pero hay más, esta no es la única razón: cuando el pelo está mojado pierde fuerza por lo que estamos sometiendo a nuestra cabellera a un proceso muy duro cuando no está en su mejor momento, algo así como cuando intentamos animar a nuestra amiga con películas románticas cuando una cita no ha ido bien, pero no hay manera.

 

Cuando lavamos nuestro cabello con champú estamos eliminando la grasa natural de la raíz por lo que los protectores naturales del pelo desaparecen y esto hace que esté aún más vulnerable. ¿Lo más recomendable? Al salir de la regadera seca tu cabello a conciencia con una toalla para después quitarle la humedad con un secador a temperatura ambiente. Si evitas el aire caliente será como si secaras tu pelo con el viento, por lo que no le estás haciendo ningún daño. Te sentirás como Pocahontas en Colores en el viento.

Pero… ¿Te habías dado cuenta de que entre la regadera y el secado nos hemos saltado un paso? Sí, el cepillado. Esto es otra cosa que hacemos mal. Nunca, pero nunca, debemos cepillarnos el cabello cuando salimos de la regadera ya que hacerlo, puede provocar que lo rompamos. Entonces, ¿cuál es el procedimiento correcto? Es muy sencillo. El truco está en hacerlo antes de entrar a la regadera por lo que los enredos que puedas tener al salir debido al masaje del champú serán mínimos. Con pasarte un peine de púas gordas será más que suficiente y así le darás un respiro a tu melena. Parece que no le estábamos haciendo un gran favor después de todo.

Fuente : Marie Claire

Artículo completo
Alma Suárez

Author Alma Suárez

More posts by Alma Suárez

Leave a Reply